domingo, 28 de septiembre de 2014

Todo se termina equilibrando

Si el 90% de los que nos pasa es por automatismos generados por la genética y nuestras relaciones en un entorno que no escogemos de manera completa; no cabe duda, de que eso de "siempre tengo mala suerte", o "es que ha nacido con una flor en el culo"; es totalmente falso.

Cuando tal porcentaje es tan alto, deberíamos de estar de acuerdo en que todo a largo plazo se equilibra. Si la probabilidad de que te encuentres un billete de 100 euros, es una entre 15.000 veces que salgas a la calle; el hecho de que te toque a ti, hace que toda esa probabilidad que jugaba en tu contra, se vuelva a largo plazo contra ti para mantener ese punto medio en el que todos vivimos.

Así, el corto plazo se convierte en imprevisible y es el largo plazo el que podemos intuir a medida que avanzamos en la vida.

¿Pero es que todo no es probabilidad? 

Claro que lo es. Existe probabilidad cuando vas a un examen, cuando quieres encontrar un aparcamiento, cuando vas a por trabajo, cuando vas a la nevera dudando de si estará tu producto favorito e incluso cuando ves por primera vez a una persona.

Y las reglas de todo lo que pasa hasta que llega nuestra muerte es la ya mencionada anteriormente: nadie sabe qué pasará a corto plazo; pero hay que trabajar cada día para que a largo plazo, estemos satisfechos con lo que somos.

Tira una moneda 10 veces y seguramente no tengas 5 caras y 5 cruces. Quizás incluso te pueda llegar a salir 8 o 9 caras. Pero ahora tírala 1.000 veces y verás como el resultado tiende a lo que la probabilidad manda: 50% (siempre que la tiremos de manera azarosa claro).

¿Qué hago entonces al corto plazo?

Estamos jodidos. Solo controlamos un 10% de nosotros y encima es en muchas ocasiones imprevisible. No pongamos ninguna excusa con los sucesos que ocurren, todo se puede evitar si ese porcentaje lo invertimos en algo beneficioso y no perjudicial.

Este corto plazo se basará entonces en desviaciones de lo que la probabilidad tiene que decir. ¿Alguien conoce a alguna persona que le pasen solo cosas buenas? Seguramente no conozcamos a esa persona por completo y nos estemos guiando por apariencias. Quizás esa persona maravillosa con tanta suerte acabe como muchas otras en un hospital por cualquier asunto y cuando menos te lo esperas..... hasta siempre. La vida es así, no sabemos qué nos depara y de ahí viene todo su esplendor, su esencia.

Si todo fuera previsible, todo sería demasiado simple, aburrido. ¿A quién le gusta lo simple? A muchos seguro, pero nunca te llenará algo simple como te llena algo que has tenido que currarte para sacarlo adelante. No puedes comparar el ligue de una noche con esa persona que te hace soñar, a la que ves por todas partes, que te recuerda a anuncios, cuadros, olores, posturas, selfies....con la que aunque has podido tener un día horrible, basta que te diga una frase para hacerte sonreir; y con la que si la tuvieras a la distancia adecuada, no podrías dejar de mirar ni un segundo porque te da energía, alegría, ganas de luchar.

Pues menuda mariconada estás soltando chaval..... es posible, pero a todos nos ha pasado que hemos tenido que desviar la mirada porque esa persona no nos quitaba los ojos. Sentíamos verguenza, pudor, o simplemente podemos llamarlo miedo a sentir. Pasa el tiempo, y te da igual que lo demás esté o no frío, o que lleve el suficiente azúcar como para digerirlo; no puedes evitar caer ahí y una vez que caes, puedes ver pliegues asimétricos, arrugas o lo que sea y te parecerá que están perfectamente donde están. Querrás sentir a la otra persona más cerca, cualquier excusa será buena para poder tocarla, acariciarla, olerla.

Ardes en deseos de besarla, pero no te atreves por lo que pueda llegar a pasar. La ves y quieres abrazarla, pero no lo haces porque dejas que el 90% de ti actúe. Quieres correr detrás de ella porque sabes que se va a ir, pero quizás tus piernas no funcionen. No quieres que ese día acabe, pero de pronto.... ella se va y tú ni la has despedido. Querías hacer tantas cosas, expresar otras tantas; y al final se acaba yendo delante de tus ojos, mirándola por toda la calle el cómo se va a pasos agigantados con la esperanza de que vuelva la cara.

Quizás no sintáis lo mismo o quizás simplemente la hayas cagado. La primera es imposible de responder, la segunda está claro que la he hecho.

¿Cómo adivinar tu futuro?

Si hubiera una ciencia exacta de ello, no miraríamos ni horóscopos (¿de verdad hay gente que lo lee?), ni escucharía a las 2 de la mañana un programa de supuestos pitonisos. Pero si hay algo parecido, simplemente nos replanteríamos lo siguiente:

1º- Nuestra forma: llamemos "forma" a aquel momento de la vida donde estamos. Diremos que hay 6 niveles, que de mayor a menor serían: excelente, bueno, aceptable, insuficiente, débil y horrible.

Ese estado de felicidad sería claramente estar en excelente forma, al igual que cuando no sabes que responder pero crees que te va bien, estarías en una forma aceptable.

La forma denota el corto plazo, el aquí y ahora y es por ello que no sería del todo prueba de la verdad. Has podido aprobar todos los exámenes de tu vida con buena nota, y tras decirte que has suspendido por primera vez, seguramente te encuentres en forma horrible; pero.... ¿cómo podemos saber dónde estamos realmente? Porque la gran mayoría de personas hubieran cambiado todo lo que ellos han obtenido en su vida por lo tuyo y no es precisamente un resultado final "horrible".

2º- La forma "de fondo": es la que nos ayudará a saber qué pasará en el futuro; si positivo o negativo. La forma de fondo es aquella que muestra la media de todas las formas de corto plazo sumadas entre sí y divididas por el número de momentos de tu vida.

A priori es imposible de evaluar, pero siempre podremos aproximarnos; si creemos que en la vida nos debemos sentir afortunados o no. Creer que ese examen suspendido es algo que tenía que llegar por estudiar siempre medio día antes; hace que aunque tu forma a corto plazo se ponga en "horrible"; la verdadera haya bajado a un "bueno alto".

3º- Cómo seamos se nota en tu forma de fondo: si somos optimistas, siempre tenderemos a que lo que nos va a pasar sea positivo; siendo muy raro el llegar a límites de formas de fondo de "horrible" o "débil"; por lo que nuestro baremo estaría más arriba de media. 

Esto no quita para que haya correcciones en tu vida que te permitan poder escalar a largo plazo en tu nivel de forma, tras sucumbir de manera estrepitosa.

4º- De todo se aprende: imagina que vas a ver por fin, por primera vez a esa persona con la que tanto tiempo has hablado y a la que le has contado tantas cosas. Imagina que pasa lo peor que pueda pasar (cada uno es libre aquí) y que lo jodes todo sin paliativos.

Puedes maldecir a todo, puedes llamarte retrasado y subnormal toda la vida, e incluso puedes llegar a pensar que lo mejor sería dejar de tener contacto con esa persona. Pero no te engañes a ti mismo: si la desviación negativa ha sido enorme, no es momento de decir esto es irremontable, porque de hecho el pensamiento correcto es: "tras esto, ya solo se puede mejorar".

Y es cierto, pues imagina que la probabilidad de que te roben por la calle es una entre 450. Te roban un día, ¿qué probabilidad hay de que al día siguiente te vuelvan a robar? Pues sería la de multiplicar 1/450 * 1/450 =  0,0000049 que sería igual a una entre 202.500 veces.

5º- Creamos mecanismos basados en la experiencia: te han robado una vez en el metro; la próxima vez que vayas a ese metro vas a estar mil veces más atento y vas a hacer que tu 10% mágico supere al 90% de azar que es la vida. Y terminarías ganando la mayoría de las veces porque has aprendido gracias a la experiencia.

Lo importante no es caer en una forma horrible a corto plazo; sino saber remontarla a largo. ¿Qué es un día, semana o mes malo comparado con años de felicidad? Absolutamente nada.

¿Conclusión?

Alégrate de lo malo que te pase. Has creado mecanismos basados en la experiencia, has sentido que aquello que pasó fue tu culpa debido a que dejaste que el 90% de azar tomara el control y no tú. De todo se aprende y te harás más fuerte con lo que te haya pasado. Cómo seas dice mucho sobre tu estado de forma, y el cómo te tomes las cosas es lo más importante que tenemos los seres humanos dentro de nuestro pequeño control.

La suerte no es para siempre al igual que un estado excelente sin altibajos. Plánteate dónde te encuentras ahora y hacia dónde quieres ir. Aunque te ocurra lo peor, sabremos que lo que llega lo suplirá con creces. Un despido, una quiebra, un plantón, un suspenso e incluso una muerte cercana; cambian tus perspectiva y tu estado de forma a corto plazo; pero te hacen más fuerte a largo plazo.

Si eso malo que llega ha sido por acción de tu 10% mágico; alégrate, porque eres de las personas que quieren depender de sí mismas en lo que hacen. Si te has dejado llevar por el otro 90% y la probabilidad jugó en tu contra.... deja de maldecir o insultar, es culpa tuya, por cobarde, por no arriesgar sobre lo que merece la pena y dejar que la bola pudiera llegar a salir en un número que jamás has deseado.

Es una lección que he aprendido hace nada y que me ha costado muy caro. No se pueden desaprovechar las oportunidades, por hacerte el duro, el impasible o simplemente no actuar. He sido torpe, pero ahora más que nunca puedo decir qué quiero en mi vida. Lo malo... no todo depende de ti, aunque lo mínimo es ser sincero con quién te rodea y te importa.

¿Antecedentes de hecho?

Continuará....

No hay comentarios:

Publicar un comentario