domingo, 28 de septiembre de 2014

Antecedentes de hecho

En derecho, los antecedentes de hecho son todos aquellos puntos esenciales que han ocurrido a lo largo del tiempo, y con lo que demostrados como verdad, podrán verse más tarde calificados mediante los fundamentos jurídicos para llevar a cabo una sentencia.

En otras palabras, son sucesos ocurridos con los que comprender algo que ocurre en la vida.


¿Por qué escribir sobre ello?

No hablo de manera general, ni de términos, ni de historias demagógicas. Escucho a Craig David, y mientras me emociono con distintos temas lentos, pegadizos, con letras profundas y cargados de sentimiento; es imposible no sentir lo mismo.

Hace poco tiempo de lo sucedido, pero en mi interior el tiempo empieza a medirse en kilómetros y no en segundos; y noto como cada vez que respiro, la persona en cuestión se va alejando y alejando a una velocidad con la que aún no existe medio que la alcance (aún).

Jamás he sido de expresar mis sentimientos, ni individualmente a alguien, ni mucho menos en público. He defendido a capa y espada que el amor no existe y que la amistad es solo una de las grandes farsas del milenio. Tildado de frío, impasible, pasota o esa palabra que tanto dice como es "roca"; he llevado mi vida sin tomar demasiado riesgo en ninguno de los dos temas (amor y amistad); logrando no tener profundas desviaciones negativas, pero por supuesto tampoco positivas (eso estaría por ver).

La vida es un grandísimo juego de azar en el que la ventaja es siempre para la "casa", la "banca" o para mí, mejor "destino". Poco hemos podido hacer para tener el aspecto que tenemos, el comportamiento, la educación e incluso las amistades. Entre la genética y el ambiente, la banca se lleva en torno al 90% de lo que "jugamos". La única diferencia entre las personas las correpondería ese mágico 10%, que hace que dejemos de actuar por destino, piloto automático o simplemente, que dejemos de estar impasibles a lo que nos llega de fuera; un entorno que no controlamos y que jamás controlaremos a la perfección. 

¿Y si decido no jugar? 

Todos jugamos cada día en ese imprevisible invento que es la vida. Estamos avocados a intentar remontar con solo un 10% el otro 90% que ya nos tiene predeterminados y nos hace previsibles ante los demás.

Pero no es un juego perdido. Luchar porque ese 10% sea el que venza, es el objetivo de todo ser humano. Hará falta tener un sistema claro, unas reglas y concepciones, sin las cuales estaremos dejando todo a ese azar que tan pocas veces nos es lo suficientemente beneficioso como para que merezca la pena.

Porque hay algo que tengo absolutamente claro: la pasividad y el evitar acciones, solo nos evocan al fracaso. Las mejores cosas que nos brinda esta maravillosa experiencia que es vivir, se consiguen mediante actos. Por poner un ejemplo, no hay nada como ver la cara de alguien a la que acabas de entregar algo. Esa mezcla de misterio, intriga y felicidad ante lo que le viene, y que jamás hubiera llegado de no hacer nada.

Ante todo valoro la gente que deja de lado ese 90%, esa genética y automatismos del entorno, de la educación y de esas voces que nos dicen que evitemos el riesgo, y que aceptemos una vida conservadora. No hay nada que me haga más feliz que ver cómo alguien es capaz de evitar todo eso en pos de algo que cree con firmeza a pesar de todas las dudas que recibe de todo tipo de fuentes.

Decides jugar, pero decides arriesgar solo porque crees que la recompensa merece la pena. Y quizás todo ocurre como esperas o quizás no; pero nadie te podrá decir que tú no lo intentaste, que dejaste de lado todo lo malo que llevamos las personas y que decidiste por todo lo alto querer ganar, vencer al sistema.

¿Qué pasa contigo chaval? 

He dejado que la pasividad y automatismos ganen la partida, ante el juego que mayor premio podía llegar a darme, TÚ. He arriesgado lo justo cuando muy dentro de mí, jamás había visto tan claro ese "all in". He pasado del "insurance" cuando lo que se me ofrece siempre será mucho mayor a lo que ya tenía. He tirado una pareja de ases solo porque la otra persona iba más fuerte que yo apostando. He sido un cobarde.

Pero no anticiparé acontecimientos..... vayamos a esos llamados....

ANTECEDENTES DE HECHO
Continuará....

No hay comentarios:

Publicar un comentario